la enfermedad, una mirada gnóstica.

foro

 

hace unos días una de mis amigas en facebook, me mandó un mensaje en el que más o menos me venía a decir que le habían diagnosticado una enfermedad de las de por vida  y dolorosa y se/me preguntaba el porqué de ello, por qué a ella, incluso la razón de que “dios” permita esto. preguntas absolutamente lógicas en alguien que se siente perdido ante la ingrata realidad, su realidad.

llevo, desde que me lo dijo una gran carga encima, gratamente aceptada, la carga de quien sabe que decir en estas circunstancias, pero no como decirlo sin caer en los tópicos cuasi sacerdotales de aceptación y sacrificio.

hoy he decidido coger el toro por los cuernos, tan solo como metáfora, y soltar lastre.

sé que lo que a continuación vas a leer puede ponerte de los nervios, tanto si eres “escéptico” como creyente, pero no me queda más remedio que hacerlo si he de ser honesto. y lo soy.

soy cristiano, dualista y maniqueo: es decir soy uno de esos herejes y locos gnósticos.

“siempre ando en pos de conocer la verdad, senhal de que nunca la encontré, solo verdades parciales he hallado en mi camino. nací buscador y buscador partiré.”

por esto he de dejar claro que mis palabras son solo eso, mis palabras.
que no intento poseer ninguna verdad.
que ni juzgo ni ensenho ningún camino.
que solo hablo de mí, pues solo a “mí” conozco y aún a veces me sorprendo.
que transmito mis experiencias y si alguien se siente cercano a ellas y le sirve para dar un paso o elegir un camino en la encrucijada, pues mi vida se vuelve más razonable y adquiere más sentido si cabe.

una vez dejado lo anterior por escrito paso a relatar mi experiencia.

tengo 58 anhos y hace 22 me hospitalizaron por dos hernias de disco (l4-l5, l5-s1) con un dolor de mil pares de demonios. solución? cirugía. al parecer por el tiempo que el disco había estado presionando la raíz del nervio ciático, este había quedado tocado y en el hueco por donde sale de la vértebra habían adherencias. resultado? dolor.

todo esto sin mencionar que llevaba como unos 10 anhos antes con calmantes por los “lumbagos” (literal) que según los médicos de una aseguradora bastante famosa aseguraban que padecía de forma crónica. tratamiento? inyecciones de vitaminas b y nolotil.

hoy llevo ya dos operaciones, tres varillas de titanio y seis tornillos en mi columna. cada día que pasa me encuentro con menos capacidad de movimiento y más dolor.

esta especie de ficha médica (parcial) la estoy haciendo para poneros en situación.

al principio me sentí desolado, toda mi vida se había ido por el retrete, mi posición social, económica, personal… todo bien aderezado con un dolor constante y un uso continuado de calmantes.

había que empezar de nuevo, el dilema era o quedarse sufriendo o sacar pecho y coger la vida por montura.

elegí lo segundo.

“después de mucho buscar, dar vueltas, experimentar… llegué a una conclusión, debía vivir lo que estaba viviendo. sin más.”

puedo dar muchas explicaciones del porque es así y desde diversos puntos de vista pues los he experimentado. pero me quedo con una sola.
una explicación que es sintesis y suma de todo lo experimentado.
por ella soy cristiano, dualista y maniqueo.

por mi experiencia soy gnóstico.

¿cuál es la creencia, conocimiento o sabiduría que contiene el gnosticismo?

el universo es dual, desde el principio y hasta el final hay una lucha entre la sombra y la luz, entre el dolor y el placer, entre el bien y el mal.
antes de que algún “escéptico” me tire los trastos a la cabeza, he de decir que las fronteras entre los polos de la dualidad son tan infinitamente ligeras y por lo tanto tan infinitamente abismales que hay multitud de matices del bien y del mal. Razón por la que no es tan visible para el común de los mortales esta dualidad.

“«Todo es dual, todo tiene polos; todo su par de opuestos; los semejantes y desemejantes son los mismos;los opuestos son idénticos en naturaleza, difiriendo sólo en grado; los extremos se tocan; todas las verdades, son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.» el kybalion.”

pero no solamente esto.

nos han ensenhado en prácticamente todas las culturas humanas que el creador o creadores del mundo son los buenos. el buen dios, los buenos dioses… pero curiosamente siempre tienen opuestos.

solo que los opuestos son ellos, en nuestro caso, él.

la realidad, el universo, los seres vivos… son una creación del lado oscuro, de la materia.

como toda dualidad el espíritu tiene su opuesto, la materia.

donde acaba el uno empieza la otra. podría explayarme en estos conceptos pero no es el momento.

hasta aquí la exposición de la dualidad solo tiene un propósito, poner al que llamamos dios en su lugar. y es un lugar tenebroso, miserable, injusto, violento… es el dios oscuro, el dios de la materia.

¿y que tiene que ver esto con el dolor y/o sufrimiento de mi amiga, del mío o de miles de personas, millones, toda la especie humana, todo ser vivo que por un motivo u otro, en una situación u otra, sufre inmisericordemente?

este mundo, esta realidad, es una realidad falsa. creada para encerrarnos e impedir que volvamos al origen (aquí los “escépticos, directamente me lapidan), que nuestro espíritu se libere, trascienda y vuelva a lo inmanente, lo que yo llamo metaconsciencia (más que nada porque no sé qué nombre poner a algo, de lo que formo parte, pero que no soy capaz de abarcar ni discernir en toda su amplitud).

es decir: el dios que nos han ensenhado a adorar es una mentira, solo es maldad disfrazada, como decía mi maestro (jesús) por sus obras les conoceréis. juzgadle, veréis quien es realmente.

se podría decir que la materia está programada para existir exclusivamente a través del sufrimiento.
se podría decir que el dios de nuestros padres, es un dios vampírico.
se podría decir que nuestro destino es sufrir.
se podría decir que nos han metido en una jaula de oro y nos ordenhan constantemente para alimentarse de nuestro dolor.
se podría decir que no hay mayor dolor que el que es antagónico al placer. por eso tenemos tantos placeres.
se podría decir que por eso hay tanta belleza en este mundo. para cegarnos.

se podrían decir tantas cosas… y las diremos, las diremos todas en su momento.

pero hoy hablo del dolor de una amiga y solo le puedo decir todo la anterior como explicación, la razón del porqué.

pero… ¿y de que te va a servir?

“te voy a contar mi secreto: cuando me di cuenta de esto, cuando lo entendí con todo mi ser, no solamente con mi razón, cuando se convirtió en un conocimiento integrado en cada célula de mi ser… cesó el sufrimiento.”

esto solo se puede vivir, el conocimiento al principio produce un sufrimiento aún más intenso, pero después viene la calma, el conocimiento es un bálsamo para el ser humano.

¿me sigue doliendo la espalda?. si
¿sigo usando calmantes continuamente?. si

¿entonces, donde está la diferencia?.

en mi interior.

decidí VIVIR, como ves ahora si he usado mayúsculas. dejar de alimentar a alguien tan miserable y amarle. amarle por su ignorancia. amarle por su egoismo. amarle por su crueldad. amarle por y en sus miserias. pues solo es el instrumento de mi ascensión.

“entonces cesa el sufrimiento y empieza el AMOR, el de verdad.”

solo es dios, no es DIOS.

pd. querida amiga, no sé si estas letras te van a servir, ojalá que así sea, lo que si te aseguro es que son verdad en mí, que a mí me hacen tener una sonrisa en los labios, no de resignación, de alegría.
que mi dolor existe, pero no sufro. rebélate. un gran abrazo y un enorme y calido beso fraterno.

Una respuesta a “la enfermedad, una mirada gnóstica.”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *